Boris Johnson engañó deliberadamente al Parlamento del Reino Unido sobre las infracciones del bloqueo de Covid, según una investigación


Londres
CNN

El ex primer ministro británico Boris Johnson engañó deliberadamente legisladores en sus propias fallas Reglas de bloqueo de Covid-19, un comité parlamentario encontró, en un informe devastador y sin precedentes que castiga la conducta de Johnson y recomienda que se le niegue un pase para ingresar al recinto parlamentario.

El informe del comité encontró que Johnson había «cometido un grave desacato» al Parlamento cuando, después del llamado escándalo ‘Partygate’ que reveló que se habían llevado a cabo reuniones ilegales en Downing Street, Johnson le dijo al Parlamento que las reglas se respetaron en todo momento.

Los hallazgos son una reprimenda histórica para un ex primer ministro, que obtuvo una victoria electoral aplastante hace menos de cuatro años, pero vio cómo su carrera política se desmoronaba en medio de una serie de escándalos.

“El ultraje fue aún más grave porque lo cometió el primer ministro, el decano del gobierno”, escribió la Comisión de Privilegios en su informe, publicado el jueves. «No hay precedente de que un primer ministro haya sido acusado de engañar deliberadamente a la Cámara».

“Engañó a la Cámara sobre un asunto de suma importancia para la Cámara y para el público, y lo hizo repetidamente”, escribieron los miembros, y agregaron que Johnson también engañó al comité cuando presentó evidencia en su defensa.

Johnson renunció como diputado con furia el viernes, días antes de que se publicara el informe, revirtiendo la recomendación del comité de suspenderlo el tiempo suficiente para forzar una elección parcial en su distrito electoral.

Pero el informe agregó otra recomendación condenatoria a la luz de su renuncia: que a Johnson se le niegue el pase de un ex miembro para ingresar al parlamento, una convención de larga data para ex parlamentarios.

Marca el final de una larga investigación realizada por el comité, la mayoría del cual representa al Partido Conservador de Johnson, que Johnson y algunos de sus aliados han atacado como un «tribunal canguro».

Pero eso puede no terminar con la saga Partygate. Los parlamentarios ahora deben votar para aceptar los hallazgos del informe, un ejercicio potencialmente vergonzoso que seguramente expondrá las divisiones entre los partidarios de Johnson en el parlamento y el actual primer ministro Rishi Sunak, quien ha tratado de distanciarse de Johnson en los últimos días.

La investigación se centró en la conducta de Johnson durante la pandemia de covid-19, cuando era primer ministro y la policía descubrió que violó sus propias reglas.

A diferencia de una investigación policial y una investigación parlamentaria separada sobre los partidos mismos, esta investigación examinó si Johnson engañó a sabiendas a los legisladores en la Cámara de los Comunes cuando les aseguró que no desconocía a los partidos.

Sus conclusiones fueron unánimes e inequívocas. «Creemos que es muy poco probable, en un balance de probabilidades, que el Sr. Johnson… podría haber creído honestamente en el momento de sus declaraciones ante la Cámara que se estaban siguiendo las reglas o pautas», dijo el informe.

El informe también culpa a Johnson por sus ataques a la imparcialidad del comité, al encontrar que estuvo en desacato al Parlamento en varias ocasiones durante su testimonio y cuando renunció como diputado.

El comité rechazó el argumento de Johnson de que no sabía que estaba infringiendo las reglas de confinamiento durante los eventos.

“Este ataque a un comité que ejerce sus poderes desde la propia Cámara elegida democráticamente equivale a un ataque a nuestras instituciones democráticas”, escribió el comité en su informe, calificando el lenguaje de Johnson como “vitriólico” y “completamente inaceptable”.

Si Johnson hubiera seguido siendo diputado, el comité habría recomendado una suspensión de 90 días de la Cámara de los Comunes, una prohibición nueve veces superior al umbral que obligaría a un diputado titular a realizar una elección parcial para recuperar su escaño.

Johnson, en su propia respuesta al informe, calificó su publicación como «un día terrible para la democracia».

“Este informe es una farsa. Me equivoqué al creer en el comité o en su bien. fe. La terrible verdad es que no fui yo quien tergiversó la verdad para adaptarla a mis propósitos”, dijo.

Pero la reputación de Johnson está aún más en desgracia después de la publicación. Además de ser el primer primer ministro en ser multado por la policía mientras estaba en el cargo, todo su mandato como primer ministro estuvo plagado de escándalos, desde irregularidades financieras hasta miembros de su equipo acusados ​​de conducta sexual inapropiada.

La popularidad de Johnson se desplomó hacia el final de su mandato, tanto entre el público británico como entre sus propios parlamentarios. Su intento de regresar después de que su sucesora, Liz Truss, se viera obligada a renunciar fracasó después de que quedó claro que la mayoría de los parlamentarios conservadores lo bloquearían.

Johnson ha estado en una guerra de palabras con Sunak, su ex canciller (ministro de finanzas) y eventual sucesor.

Durante el fin de semana, él y dos de sus aliados dijeron que dejarían el cargo de parlamentarios de inmediato, lo que forzó tres duras elecciones parciales para un gobierno que languidece en las encuestas de opinión.

La salida del ex primer ministro de la Cámara de los Comunes no es necesariamente una buena noticia para Sunak, a quien Johnson criticó en su declaración de renuncia.

Johnson y sus aliados todavía responsabilizan en gran medida a Sunak por la caída política de su predecesor. Johnson siempre ha sido una figura influyente entre los votantes conservadores, ya sea dentro o fuera del parlamento.

La perspectiva de Johnson fuera del parlamento, escribiendo columnas y pronunciando discursos a los votantes que Sunak necesita para ganar las próximas elecciones sin duda causará aún más ansiedad en Downing Street.