Camila Sosa: “Los travestis latinoamericanos ya existían antes de que los españoles llegaran a estas tierras”

El nuevo cuento de Camila Sosa (Córdoba, Argentina, 1982) se resume así: «Un solo travesti basta para quitar las coronas de una casa, desnudar los huesos de un compromiso, romper una promesa, renunciar a una vida». Y la autora, al otro lado de la pantalla, entre dos anillos de un cigarrillo de mentiroso, dice: “El discurso travesti es mucho más literario que la fórmula de la mujer trans. (…) Los travestis latinoamericanos existieron durante mucho tiempo para traer a los españoles a estas tierras, entre los incas, los mapuches y los mayas. Tenemos una historia. Siempre hemos evitado a nuestros travestis, sin importar qué vagina o pene tengamos. Todos hemos catalogado esta simple palabrería. Sí, es una simple palabrería que implica replicar imágenes: la noche, la pobreza, las ropas, las cabezas, los clientes, el semen, los crímenes. Es una farsa y un dispositivo económico, político e histórico. Por eso lo uso y por eso no uso a una mujer trans para escribir”. Noticia Relacionada Critica de: estándar Si ‘MANIAC’: el científico evangélico según Benjamín Labatut Bruno Pardo Porto En su nuevo cuento, el escritor describió la fascinante figura de John von Neumann, uno de los grandes científicos del siglo pasado, para explorar Los límites del conocimiento humano y relativo ‘Tesis sobre una domesticación (Tusquets) es el segundo cuento de un autor que vendió más vetas de miles de ejemplos con su ópera prima, ‘Las malas’, y que ahora presenta tras una extensa reescritura de el texto que fue publicado. por primera vez en 2019. La sinopsis, es cierto, no ha cambiado: una actriz travesti, una casa con un inofensivo abogado homosexual, con el que adoptó a un niño seropositivo, que descubre las costumbres de un sistema (la familia , el matrimonio, el amor, etcétera) en el que no hay fin de encajar. “Ella ignora su domesticación, vive en un mundo que no le pertenece, que no entiende y tampoco sabe lo que ha hecho (…) Frente al amor se rinde, pierde inventiva, creatividad, inteligencia”, dice Sosa, quien tras escuchar: “En América Latina la familia es una institución sumamente peligrosa. Todas las violaciones cometidas en la infancia ocurren dentro de la familia. Y las mujeres asesinadas en la mayoría son por sus parejas”. En “Las malas”, Sosa relata la vida de un grupo de travestis que se prostituyen en el Parque Sarmiento de Córdoba; En esta ocasión, el lugar se traslada al otro extremo, el juego, porque la «teoría de la domesticación» viene a ser un auténtico flashback de toda la historia. “El momento de gracia de una persona llega cuando descubre a los esclavos en cadena que la esclavizaron. Y tienes la opción de romper o seguir adelante. Esto sigue una frecuencia en la ficción científica: en «Blade Runner», por ejemplo, con la rebelión de los replicantes que descubren que ya han sido probados, explotados. En “Westworld”, donde las historias tratan sobre ser violada, explotada, explotada y decidir destruir el mundo. En mi opinión, tuve un poco cuando tomé conciencia del tipo de peligro que corría por ser quien era: un travesti. Una actriz travesti. ¿Es un libro autobiográfico? “La actriz es un espejo de la vista, amándome. Este es mi amor de amor, mi amigo de mi familia, mi amigo de la domesticidad, nacido en sangre de nadie que esté esclavizado a ti. Pero la noticia no es autobiográfica. Y luego agregó: “Me encanta provocar”. El escándalo es un derecho, como afirmó Pasolini. Y soy mucho más provocativo en la vida que en la literatura.