El juez del ‘caso Rubiales’ acuerda el careo entre la amiga de Jenni Hermoso y el director de marketing de la RFEF

Actualizado

También acuerda interrogar a un testigo de la conversación entre Vilda y el hermano de Hermoso en el avión

Jenni Hermoso este lunes en un entrenamiento de en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.JAVIER SORIANOAFP
  • Caso Rubiales El hermano y una amiga de Jenni Hermoso sostienen en la Audiencia Nacional que el beso no fue consentido
  • Fútbol Jenni Hermoso solicita un careo entre su amiga y el director de marketing de la Federación

El juez de la Audiencia Nacional que instruye el ‘caso Rubiales’ ha aceptado la petición de la representación legal de la jugadora de la selección española Jenni Hermoso y ha acordado que se celebre un careo entre Ana Belén Ecube, la amiga de Hermoso que declaró como testigo, y el director de marketing de la RFEF, Rubén Rivera, que compareció como investigado por las posibles coacciones a la jugadora.

Además, ha aceptado también la petición de una nueva comparecencia solicitada por esta misma parte y tomará declaración a un testigo que presenció la conversación mantenida entre el exseleccionador Jorge Vilda y el hermano de la jugadora Rafael Hermoso en el avión de regreso a España desde Australia tras el Mundial. Esta nueva testifical tendrá lugar el 16 de noviembre según ha avanzado ABC y ha podido confirmar Europa Press en fuentes jurídicas.

El careo, en cambio, llegará más tarde, el 30 de noviembre. Será entonces cuando ambos, y ante la presencia del juez que investiga al expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales por el beso que le propinó en la entrega de trofeos del Mundial a Hermoso, deberán enfrentar sus versiones sobre las supuestas coacciones del entorno de Rubiales al entorno de la jugadora.

En el escrito de Hermoso, al que tuvo acceso esta agencia de noticias, el abogado de Hermoso se dirigía al titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, Francisco de Jorge, para solicitar la práctica de esta diligencia al considerarla «adecuada y pertinente por haberse observado por esta parte la discrepancia existente entre las declaraciones de ambos».

Añadía que esas declaraciones depuestas en instrucción eran «de notoria trascendencia para determinar la culpabilidad del investigado» ya que no constan «otros medios factibles de prueba para su averiguación».

LA CONVERSACIÓN DE RIVERA Y ECUBE EN IBIZA

Cabe recordar que Ana Belén Ecube acudió a declarar a la Audiencia Nacional el pasado 25 de septiembre, el mismo día que lo hizo el hermano de la jugadora de la absoluta. Entonces, y según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, respaldó ante el magistrado el testimonio de Hermoso, en el que indicó que el beso no fue consentido y que hubo coacciones tras el mismo.

Por su parte, Rubén Rivera declaró ante el juez en calidad de imputado el pasado 10 de octubre, cuando negó que participase en las coacciones que se investigan. Rivera, que se trasladó a Ibiza –donde las jugadoras celebraron la consecución del Mundial–, habría explicado que su trabajo era trasladar la información de la RFEF a las propias futbolistas. En sus palabras, su presencia en la isla era la de una especie de recadero cualificado.

En esta línea, Rivera sostuvo que estaba ahí para ayudar a todo el mundo, realizando gestiones como la compra de bikinis, ropa de verano o entradas para las discotecas. Además, ha negado que hablase con Rubiales o que éste le diese ningún tipo de indicación. Sí reconoció que se acercó a Hermoso únicamente para advertirle de que le habían llamado y de que estuviera pendiente del teléfono.

Rivera también detalló que habló con una amiga de la jugadora de cuestiones logísticas –con Ecube–. En esa conversación también trató de convencer a su amiga para que Hermoso accediese a hablar con el director de la Selección, Albert Luque, una conversación que nunca llegó a materializase.

LA CONVERSACIÓN DE VILDA

En cuanto a la testifical de la persona que, según señala la representación legal de Hermoso, «presenció y estuvo en la conversación mantenida entre el investigado –Vilda– y Rafael Hermoso en el avión de regreso», Victoriano Martín Llovert, servirá para arrojar luz y contrastar las declaraciones depuestas ante el juez tanto del exseleccionador nacional como del hermano de la jugadora.

Cabe recordar que de la declaración de Rafael Hermoso sólo trascendió que respaldó la versión de su hermana en cuanto a que el beso en al boca de Rubiales a Jenni Hermoso no fue consentido.

De la declaración como imputado de Jorge Vilda trascendió que negó ante el juez que coaccionase al entorno de la futbolista y que recibiese instrucciones para ello o que presionase al hermano de la jugadora, aunque sí que reconoció que se acercó para hablar con él en el avión de vuelta del propio Mundial.

El ahora exseleccionador femenino aseguró que si bien no presenció el incidente –el beso–, sí que notó un cambio de ambiente del campo al avión, donde la situación se enrareció. Ese hecho, sumado al cariño que guarda a la jugadora, habría sido la razón por la cual habría decidido acercarse al hermano de Hermoso, explicó.

Vilda añadió que lo que le trasladó al familiar de la futbolista era que tal vez lo mejor sería que la propia Jenni saliese en público a contar su propia versión de lo sucedido para tratar de «bajar el suflé».

Cabe recordar que en esta causa se investiga al expresidente Rubiales por un presunto delito de agresión sexual y por las posibles coacciones posteriores a la jugadora y su entorno.