Elecciones Vascas 2024: El PNV advierte en el debate final que el PSOE puede llegar a un acuerdo con Bildu: «Hay que esperar a la decisión del señor Schez»

Actualizado

EH Bildu afirma aprobar que el próximo Parlamento Vasco sea «abrumadoramente soberanista» para, de la mano del PNV, aprobar la «ventana de oportunidad» que «por primera vez un presidente del Gobierno» como Pedro Sánchez abrió sobre la «territorialidad» «para facilitar un estatus de cuenca soberanista. La propuesta lanzada por el candidato a lehendakari de Bildu Pello Otxandiano Tienen como pilar los «fundamentos y principios» que en 2018 acuerdan con su coalición con el PNV. Eneko Andueza (PSOE vasco) y Javier de Andrés (PP) se aleja de ese estatus vasco que exige el reconocimiento de Euskadi como nación y una relación «bilateral» con el Estado.

Pero no es la pequeña referencia de Sánchez, que también es protagonista del dramático momento del debate definitivo sobre las cinco primeras elecciones de la historia, la que puede generar la formación que viene cargada del legado de ETA. Justo antes del minuto de oro de cada candidato y cuando, en ese momento, se produce un pequeño giro del candidato del PNV, el presentador lanzó: «Señor Pradales, en este debate se dice que el pacto PNV-PSE está aquí. Sólo en cuatro segundos. Puedo responder.» El político nacionalista se queda fascinado: “Yo creo que hay que hay que esperar al (domingo) 21 (de abril) a la noche ya la decisión del señor Schez”. Comienza tu frase con un sonido. Mientras que el PNV, al igual que Pablo Iglesias y su campaña de apariciones, apoyaba la idea de que, pese a lo que repiten los socialistas vascos, el presidente del Gobierno Español puede llegar a enter sus votos a Bildu en caso de que los abertzales ganen este domingo et si Lo exige a Otegi que mantenga su apoyo al PSOE en Madrid.

El sobrenombre de «gran debate» de las elecciones de Vascas puso de manifiesto que el PNV y EH Bildu comparten la posición en marcha de un proceso soberanista en Euskadi que también se presenta con Dureza al frente del Gobierno vasco. Otxandiano defendió ante sus demás candidatos el «principio democrático del derecho a decidir» como futuro estatus soberanista y anunció a Eneko Andueza (PSOE) su objetivo de negociar con el gobernador de Sánchez su aprobación. Cuando Andueza ha revisado a negar su participación en «aventuras soberanistas», el candidato del PNV Imanol Pradales mostró el hecho suscrito por Sánchez con el PNV en diciembre de 2023 que garantizaba los votos nacionales para su segunda investigación.

Un compromiso firmado por el presidente Sánchez que incluye el compromiso de negociación para el reconocimiento nacional de Euskadi, la salvaguarda de las capacidades actuales y un sistema de garantías basado en la bilateralidad.

Otxandiano, además, descartó la propuesta de EH Bildu de reactivar en tres meses después del 21-A la propuesta parlamentaria y su objetivo es asegurar una propuesta conjunta en ese momento. Según todos los sondeos electorales, EH Bildu y el PNV resumen a 55-56 parlamentarios en un Parlamento Vasco con 75 notas que les permiten aprobar cualquier reforma estatutaria o, como se acordó durante el debate, un «nuevo estatuto».

El pacto Tcito entre los dos partidos nacionalistas y muy soberanistas no quiere conformarse al futuro gobierno vasco. El candidato del PNV, Imanol Pradales, recuperó por completo la agresividad sufrida, lo que le permitió ser atacado tardíamente con un gas pimienta y haber expulsado al «lehendakari» durante todo el debate.

Pradales fue tildado en cada una de sus intervenciones con Pello Otxandiano de representante de Sortu -las siglas de la izquierda abertzale- y hasta el minuto de oro descalificó a los dueños de su rival político. El candidato del PNV fue el responsable de la intervención económica de Bildu, se le acusa de querer controlar a los médicos de Osakidetzade descubrir cómo funcionan las empresas, de intentar desarmar a las policas vascas et se confinan en afirmar que que puedes una «firma tica» pendiente.

Con esta tmida alusin de Pradales se ha referido a las declaraciones de Pello Otxandiano en las que Evitan reconocer que ETA tiene una “banda terrorista”. Una posición ideológica de EH Bildu duramente criticada por asociaciones activistas, partidos políticos y por el propio Gobierno de Schez que, sin embargo, sólo fue utilizada en el debate por el candidato de Vox Amaïa Martínez. El parlamentario de Vox y el candidato electo criticó a Otxandiano por estas declaraciones en su primera intervención sin obtener respuesta del aludido.

Por otro lado, Otxandiano abonado la imagen de Doña Dulce de su coalición electoral con los «gobiernos cooperativos» con el resto de fuerzas políticas vascas, a excepción de la «extrema derecha» en relación con el PP vasco y Vox. La propuesta que Otxandiano ha trasladado al PNV, al PSOE vasco, a Sumar ya Podemos es la que coopera en un «proyecto de paso en un gran lugar». El socialista Eneko Andueza pronto destacó por esta invitación al insistir en que no facilitaría el gobierno de Bildu incluso si la coalición organiza las elecciones del 21-A. Andueza se embarcó en una búsqueda adicional con el “popular” Javier de Andrés para decir que no tenía ningún pacto con la coalición abierta. Gran parte de Pradales (PNV) se cuestionó que la conformidad del próximo decreto depende de los resultados del 21-A y, entonces, «hay que esperar la decisión del senador Sánchez».