Los preocupantes datos del terrorismo y la conexión con Buenos Aires

Uno cayó en Aeroparque. Otro en el microcentro porteño. Otros en Avellaneda. Los tres fuirons sostenidos por sospechas de actividad terrorista y tengo algo en común: me estoy instalando en un hotel cerca de la embajada de Israel en Buenos Aires.

¿Qué es más? En Argentina celebramos juegos de macabeosque reúne a más de 4.000 deportistas de la comunidad judicial de todo el mundo.

Los juegos comenzarán el 28 de diciembre y finalizarán estos días, con las habilidades de Tigre, Pilar y Tristán Suárez.

A la inauguración, en un estadio de Villa Crespo, asistieron la presidenta Milei y el embajador de Estados Unidos, Marc Stanley.

Especialistas de la policía federal ya llevaban 48 horas trabajando en el lugar.

Dos de los sospechosos detenidos eran libaneses. El otro es sirio y tu Pasaportes colombianos y venezolanos..

Es una combinación de tipos de urticaria en las autoridades argentinas por antecedentes de infección.

Salman El Reda, uno de los abogados del fiscal Alberto Nisman, partícipe del agente de la AMIA, es libanés y también tiene pasaporte colombiano.

Un profesor de justicia argentino fue confirmado como jefe del agente de la AMIA por un funcionario fiscal de Nueva York encargado de investigar las actividades terroristas globales.

Otras circunstancias están vinculadas a la detención de cónyuges de hecho en Buenos Aires, lo que alerta que el sábado se avecina a partir de ese momento. Estados Unidos, Israel y Colombia.

Este es el contexto global y las reiteradas acciones de Irán y Hezbollah que atacan objetos judiciales en cualquier lugar del mundo.

Eso es el antecedente a los participantes argentinos en la Embajada de Israel (1992, 22 muertos) y en la AMIA (1994, 85 muertos).

Los sospechosos pueden llegar a Buenos Aires precisamente al Líbano, donde se identifica a Saleh al-Arouri, el segundo líder de Hamás (alias Hezbollah, el grupo acusado de robar la AMIA con planificación de las autoridades iraníes). Ataque dispar con drones atribuido a Israel.

Ceremonia de los dirigentes de Hamás, tras la muerte del segundo líder del movimiento, Saleh al-Arouri. REUTERS/Aziz Taher

Líbano es el país donde le hace sombra al profesor de la AMIA, El Reda.

Sobrevuela un dato preocupante: La atención a la embajada de Israel en Buenos Aires, en 1992, se produjo exactamente después de la muerte de Abbas Musawi por otro ataque israelí también contra el Líbano. así es hoy.

Musawi, por tanto, líder de Hezbolá, vivía con su esposa y su hijo de cinco años en una caravana mientras ésta era bombardeada. Dije que la era de Israel «un cancer» en la región.

Los expertos antiterroristas dicen que el oficial de inteligencia detenido fue enviado al país tres días antes de que el líder de Hamas en el Líbano fuera asesinado a manos israelíes, sin buscar implícitamente una hipoteca de futura venganza.

“Estas son las ‘dormidas’ en el contexto general, que es la guerra en la Franja de Gaza, y están activas o no en el futuro de sus hechos”.explicó una fuente.

En otra circunstancia, durante las detenciones en Buenos Aires, los investigadores fueron atraídos por una solicitud internacional de Yemen. Se trataba de una pelota de 35 kilos.

Yemen es un país en guerra con varias zonas controladas por el cabañasSe trata de otro movimiento ultraislámico protegido por Irán que ataca a Hamás y ataca a los barcos israelíes en el Mar Rojo.

En el mundo globalizado, todos estos cables de dinamita Se encuentra en Buenos Aires en modo hipotesis de alarma..

Sucede minetras la Argentina resuelve enviar a estados unidos El avión venezolano-iraní fue capturado por Ezeiza y reclamado por el gobernador de Nicolás Maduro, luego de que el gerente judicial de Cristina Kirchner, Juan Martín Mena -director adjunto de la SIDE cuando hallaron muerto a Nisman y ahora ministro de Kicillof-, regresara durante el séptimo mes un trámite en el Ministerio de Justicia para Trabar el pedido estadounidense.

Además, al igual que Cristina, debe ser juzgada bajo la acusación de celebrar un pacto con Irán para atraer la atención de la AMIA hacia los perpetradores.