No dolarice, tercerice el manejo del Banco Central

el impredecible El presidente electo Javier Milei ha creado una situación económica desesperada. ¿Qué hay realmente? Con una inflación superior al 140% y la tasa de interés del Banco Ventral en el 133%, Lo último que Argentina necesita es “más del bien” prometido por su rival.

La remuneración es ciertamente diferente, pero no existe una solución viable. para los problemas económicos de Argentina, que son reales y profundos. Por suerte para la Argentina, hay una mejor alternativa disponible: Subcontratar la política monetaria al Bundesbank (Banco Central de Alemania), con total independencia política y entrega de metadatos.

Para escuchar esto, echamos un vistazo a la historia económica reciente. Argentina es un país de ingresos medios que no es posible solicitar fondos suficientes para financiar su estado de bienestar comparativamente grande. Durante 50 años, el Estado había dependido en gran medida del señor para una parte importante de sus finanzas.

Las devaluaciones seguirán, en el marco de las sucesivas reformas que Deja cada vez más ceros en la palea moneda. Un peso en 1992, por ejemplo, valía 10 mil millones de pesos de 1970.

Para generaciones que viven como si el valor de su dinero se evaporara, los argentinos, con razón, perder la confianza en la capacidad de sus líderes para conducir la política monetaria. Todos, desde abogados hasta sirvientes, compran dólares con sus ingresos en forma de semanario o incluso de periódico.

De ahi la genialidad de la reforma del fondo de conversión (convertibilidad) de 1992. Ya se ha analizado mucho como política económica, esto es sin duda lo que por una estrategia política, Un texto convincente y elaborado. Puede pagar mucho peso en circulación por dinero pesado y pesado en una forma legalmente legal, el gobierno acordó con los argentinos que sus pesos valían como dólares. La confianza y la estabilidad están en declive y la flora económica.

Pero una estrategia inspirada en el corto plazo conllevaba graves costos a largo plazo. La teoría predice que Cuando el tipo de cambio no puede modificarse para absorber shocks externos, el ajuste produce variables reales medianas: Los precios caen, el deshonor aumenta, la producción cae.

Javier Milei ahora tiene su idea de cerrar el Banco Central. Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Aquí es donde se produjo el –muy doloroso– éxito de Argentina durante la recesión posterior a la crisis mexicana de 1994/1995 y, un poco más, durante la devaluación brasileña de 1999.

Lo notable fue que Brasil recuperó el crecimiento rápidamente después de devaluar, minetras que argentinacon tu peso atado rígidamente al dólar, años de castigo recesión, creciente falta de ejemplo y una crisis social y política generalizada.

Allá La flexibilidad de la política monetaria es esencial de cualquier solución para la Argentina. La dolarización está a tu disposición. Se trata de una versión más estricta de la reforma de 1992, que Arrastraría a Argentina por la misma ruta desde EcuadorEl Salvador, Panamá y Zimbabwe, sin posibilidad de mercado.

¿Cómo podemos obtener la flexibilidad de los hombres sin tener la motivación para crear sus instituciones y autoridades monetarias? Una forma concreta de llevarse a cabo delegar autoridad monetaria en algunos de los mejores y más confiables bancos centrales del mundo, los que, por mera coincidencia, quedaron aprovechados por la creación del Banco Central Europeo.

El banco federal Agarraos a que el Banco Central de Argentina se equivoca: un historial honorable y prolongado de inflación y confianza de los mercados internacionales. Si Argentina cede el poder de la política monetaria, Con una clara metainflación para el uso del Reino Unido, la economía del país podría recuperar la flexibilidad y alcanzar un nivel de credibilidad que nunca se ha tenido.

El impacto de una futura crisis externa será absorbido por el viaje de una persona. Política monetaria y un peso flotante. Esto resultará en la actual percepción destructiva de que cualquier movimiento en la moneda equivale a un colapso. Con el restablecimiento de una política monetaria independiente, la economía tiende a crear espacio para crecer.

Los opositores, sin duda, claman por soberanía. «¿Cómo nos rendimos ante la autoridad monetaria en el exterior?» Pero durante la convertibilidad, Argentina concedió autoridad monetaria a la FED estadounidense, que no recibió de ella, y la nación fue celebrada. Proponemos sustituir este programa por un programa los técnicos cualificados reciben un mandato explícito y puede ser considerado responsable de su empleo. Lejos de ceder algo, Argentina recupera la posibilidad de una política activa.

Otros argumentos indican que el Bundesbank, o cualquier otro banco central confiable, no acepta la oferta. Lo que es aún más grave: esta objeción no es decisiva.

Los riesgos a su reputación con toda la seguridad serán compensados ​​por la perspectiva de quienes se encontraron como las autoridades que, habiendo vivido tanta experiencia para su propio país, abrieron un nuevo camino para la Argentina.

Esta no es una consideración menor teniendo en cuenta el papel que tiene actualmente. Y si el Bundesbank no acepta, existen otros bancos centrales con una reputación envidiable. Al fin y al cabo, el euro ha sido sustituido por 20 monedas.

Si bien la historia ha llevado a los argentinos a una situación dolorosa, también tienen una oportunidad única de explotar, para su propio beneficio, el capital humano subocupado y de alta calidad de Europa. Al delegar el control monetario, Argentina podría, paradójicamente, recuperar los beneficios de una política independiente. Esto podría crear la base para una depreciación duradera, una inflación modesta y un crecimiento sostenido.

Jean-Paul Faguet Es profesor de economía política del desarrollo en la London School of Economics y Tom Kirchmaier Es profesor de Gobernanza, Riesgo y Regulación en Copenhagen Business School.

Traducción: Susana Manghi