Núria Peguera, terapeuta: “Muchas mujeres están tan desconectadas de su madre, que no tienen niveles emocionales ni sexuales”

No tenemos tiempo para nada y, mucho menos, para la autoconciencia. Tenemos pasillo en casa, ya tenemos un niño (también pasillo) en el colegio y después de la jornada laboral no paran. Ir a lo último rutinas obligatorias del día, con nuestros tiempos y nuestros imperativos. En medio de todo esto, ojo, se logra un mínimo de cinco días a la semana, rara vez dedicamos cinco minutos a nuestras dos horas. Esto no incluye la sesión de gimnasia, si estás acostumbrado, porque, por lo general, es una tarea que nos hace contradecirnos. Otra cosa.

Nuria PegueraLa terapéutica femenina, especializada en terapia respiratoria menstrual y ovárica, sostiene que este ritmo no sólo es insostenible, sino perjudicial para nuestra salud física, mental y hormonal, lo que no nos permite contemplar ni respetar la «ciclicidad» del cuerpo femenino. . Mantener también a las mujeres vivas desconectadas de nuestro útero, organismo esencial que distingue nuestra naturaleza.

Para recuperar esta conexión perdida, Peguera contará con más de 10 años de creación Danza del úteroun proyecto de apoyo a mujeres en distintas etapas de su vida que utiliza como herramienta la combinación de movimientos, danza y respiración.

«El útero de la mujer es el organismo de gestación de la vida, de los hijos, de la intuición, de la inspiración, emociones, proyectos… es la vida sagrada que habita en la sabiduría primigenia de la mujer. Por tanto, es fundamental conectarse a este último.

¿Por qué el sistema fomentó una desconexión de nuestro cuerpo con respecto a quien lo hizo?
Porque se enfoca en producir y hacer. Para cumplir con la igualdad en la sociedad patriarcal, las mujeres rechazamos nuestra parte femenina y nos esforzamos por demostrar que son válidas. Y para lograrlo (ser madres perfectas, guapas, profesionales, buenas amantes, etc.), nuestras desconexiones de nuestro corazón. Si seguimos nuestros ritmos sabemos que no podemos estar al 100% y eso da un resultado positivo. Con la regla, por ejemplo, estamos en un momento de cueva, pero no perdemos producción y subimos al pico de adrenalina. Necesitamos equilibrar las partes femenina y masculina y no dejar que este desequilibrio nos detenga. Nuestro cuerpo femenino necesita tener lo que tenemos para ofrecer.
¿Cómo podemos mejorar nuestras vidas si somos conscientes de la “cilidad” femenina?
Dado que un niño tiene su primer pago, le enviaremos regalos en diferentes momentos durante un mes. Es como si estuviéramos experimentando nuestras cuatro estaciones en nuestro cuerpo. Si somos conscientes de ello, podemos utilizar y sentir paz y armonía.
¿Cuáles son los efectos de esta desconexión?
Por mi experiencia, con 15 años apoyando a mujeres, entendió que el sistema nervioso cambiaba porque siempre estaba en “modo supervivencia”. Siempre producir y no sentir generaciones mucha ansiedad y emociones te hace vulnerable a la depresión y a la vida, porque tenemos pastillas para dormir, para estar más activos… Si estás desconectada del útero, que están vinculados en el corazón y en el cerebro, no sabes que tu cuerpo lo necesita en cada momento y al final, el cuerpo duro. Se traduce en deseos sobre el útero como menstruaciones dolorosas y endometriosis y otros trastornos emocionales y sexuales: hay mujeres que no saben nada. Tenemos algunos que están en estado permanente de alerta máxima porque no los escuchamos. Hay que cambiar las pautas de descanso, sueño, alimentación y alimentación, simplemente, sin hacer nada.

RD

Sabes que también afecta la infertilidad.
El útero es un contenedor energético, todo pasa por el interior de las nosotras. Si estamos a favor de nuestra “ciclicidad” y de nuestros amigos, podemos desbloquearlos. Esto también ayuda a bailar y trabajar los movimientos pélvicos. Durante la ovulación es la fertilidad, pero no basta con pensar en los hijos físicos, sino en la creación de cualquier proyecto. No debemos salir de esta fase ocupados y sin energía. Vivimos hacia fuera y no permitimos al útero ser territorio fértil. Sí, es todo lo contrario. De todos los modos, hay que vuelve al misterio de la vida y quizás no todas podemos tener hijos físicos. Si todo está bien en tu cuerpo, lo estará. Pero si no, no podremos escuchar todo eso. Puede abrir otros caminos hacia la felicidad y puede ser una mujer perfectamente completa y sin hijos. La sociedad exige perfección: que obtengamos los mejores orgasmos, que nos preparemos para los niños, para los abuelos… Vamos a colapsar.
¿Cuáles son los problemas sexuales y de mujeres que te acompañan?
Los deseos del útero y las cuestiones relacionadas con la sexualidad son las principales preocupaciones de las mujeres que acuden a mí. Respecto al sexo, ya se ha hecho mucho para sentirnos colocados y dedos. Otros tienen un defecto de deseo. Relación con el sexo con los demás, pero no sabemos lo que queremos hacer, sino no lo hacemos. Muchas cosas que deberían hacernos sentir deseo no son vivas sino como autómatas y pueden ocurrir en la depresión. D’autres viennent parce qu’ils ressentent de la douleur lors de la pénétration il y a quelques temps, c’est à cause de situations d’abus qu’ils ont vécu et qu’ils n’ont pas de fils conscients d’ ella. Por ejemplo, si el 100% de las mujeres dijera “si” cuando fue un “no”. Y el cuerpo se endurecerá.
¿También queremos frenar el ritmo en el sexo?
Claro. La sexualidad libre está conectada con nuestra capacidad de creación y poder en el corazón, no en los genitales. Nos encargamos de estimular el clítoris con aparatos que producen orgasmos en dos segundos. Tengo un favor para los juguetes pero vendemos el efecto inminente y cuando están en pareja no llegas y te bloqueas. Tengo que volver a otra sexualidad, escuchando lo que tu cuerpo necesita, tu respiración… Entonces tu cuerpo podrá abrir una nueva. Está muy bien un ‘aquí te pillo, aquí te mato’, pero ¿siempre? Muchas mujeres están estancadas y no saben nada, fingen et listo.
En definitiva, hay mucha menopausia, ¿cuáles son las implicaciones en las relaciones sexuales?
A esta altura hay mujeres que tienen relaciones muy largas con lo que es una inseguridad sobre su cuerpo, que ha cambiado. La mujer aquí es la más frágil. Necesitamos tener compasión por nuestros procesos y ayudarnos a nosotros mismos si nos equivocamos. En mis sesiones para mayores de 50 pasan muchas cosas y creo que el sexo no es necesario. Si eso es cierto, absolutamente, pero muchas veces no es más que una renuncia a una cosa. Sí, no debo pasar. A los 50 años, la mujer necesita dar un giro a su energía sexual, que no sólo está ligada a las relaciones, sino a la creación, a cocinar, a pintar, a realizar proyectos…
¿Cómo necesitas un reconectar? ¿En qué consiste esta terapia?
Como bailarín terapéutico trabaja con el movimiento. Es una gran llave que ayuda a mover la energía estancada. En general, mantenemos el cuerpo rígido y contraído y estamos deseosos de liberarlo y hacerlo funcionar. Durante las sesiones realizamos movimientos de pelvis y estructura, para que fluyan y podamos crear un espacio interior. Trabaja también la respiración consciente, porque nuestro cuerpo es propenso a la falta de oxígeno. No se trata de hacer una coreografía musical, porque no hay clases de baile. Las mujeres son mejores porque son conscientes de lo que su cuerpo necesita, ser libre y flexible. De ello se deduce que duelo menos regla, más libido, más bruxismo, más calidad de vida, etc.
Estamos en la era de los consejos resumidos en vídeos de un minuto en Instagram. ¿Cómo encontrar tu terapia aquí?
Con la conciencia de que no tenemos excusas y que nos hacemos responsables de nuestro cuerpo. Tampoco se trata de que tome una pastilla y solucione mis problemas, ni de hacer algo hoy y después del olvido. Se trata de recuperar espacios para las nosotras en nuestros días.