Once muertos en China tras el derrumbe del techo de un gimnasio universitario

Once muertos en China tras el derrumbe del techo de un gimnasio universitario



CNN

Al menos 11 personas murieron después de que el techo se derrumbara en el gimnasio de una escuela secundaria en la ciudad de Qiqihar, en el noreste de China, el domingo por la tarde, informó el medio estatal chino CCTV.

Diecinueve personas estaban en el gimnasio cuando ocurrió el accidente. Cuatro escaparon y quince quedaron atrapados en ese momento, según la jefatura municipal de búsqueda y rescate.

La última persona atrapada fue encontrada a las 10 a.m. del lunes y declarada muerta, según medios estatales.

Un equipo de voleibol femenino estaba entrenando en el gimnasio en el momento del colapso, dijo el domingo el padre de uno de los miembros del equipo al China Youth Daily.

Los informes iniciales no especificaron las edades de las víctimas, pero al menos uno de los muertos fue identificado como estudiante por los medios estatales. La investigación del incidente está en curso.

Una investigación preliminar sugirió que el derrumbe pudo haber sido causado por un material de construcción extraviado llamado perlita que quedó en el techo del gimnasio durante los trabajos de construcción en un edificio adyacente.

El material ganó peso tras ser empapado en agua de lluvia y provocó el derrumbe, según la investigación preliminar.

Los responsables de la construcción son detenidos. Las autoridades dicen que están llevando a cabo más investigaciones sobre el caso.

Los rescatistas responden al derrumbe del techo del gimnasio de una escuela secundaria en la ciudad de Qiqihar, en el noreste de China.

Los incidentes de seguridad no son infrecuentes en China y el accidente sigue a una serie de tragedias que se han relacionado con estándares de seguridad poco estrictos en los últimos meses.

El mes pasado, una explosión en un restaurante de barbacoa en el noroeste de China mató a 31 personas y provocó promesas oficiales de una campaña nacional para promover la seguridad en el lugar de trabajo, con el líder chino Xi Jinping llamando a todas las regiones a «rastrear y rectificar todo tipo de riesgos y peligros ocultos».

El accidente siguió al colapso de una mina de carbón en Mongolia Interior en febrero que mató a 53 personas, mientras que en abril el incendio más mortífero que afectó a Beijing en dos décadas mató a 29 personas en un hospital.