Oriol Junqueras no tiene presiones y ahora sabe que su rebaja pasa por convertirse en presidente de ERC con el «avalado» de las milicias

Actualizado

Oriol Junqueras siguió voluntariamente al presidente d’Esquerra. Durante el anuncio que anunció ayer que el partido dejaría la presidencia en las elecciones europeas del 9 de junio «para abrir un proceso de reflexión y actividad antes de decidir sobre su futuro», el ex republicano demostró esta mañana que quiere ser «legitimado». » y «tener la aprobación explícita y renovada de las milicias» para ser legitimados en el congreso convocado para el mes de noviembre.

Las “responsabilidades individuales y colectivas” de quienes escucharon al padre Aragón durante la visita a Domingo, durante la debacle electoral de la Escuela Republicana, se apresuraron en el último momento. Abandonando la primera línea política que anunció el mes de la luna el propio presidente de la Generalitat en funciones siguió anoche las renuncias, en distintos trimestres de Junqueras y la secretaria general, Marta Rovira, asistentes a la convocatoria de un congreso que celebra el 30 de noviembre.

Durante una reunión de cuatro horas, la ejecutiva del partido anuncia que Junquera obtendrá la presidencia en las elecciones europeas. La decisión se debe a que al ex republicano se le reafirmó, a través de una carta, su intención de seguir el mandato del partido que encarna la alcaldía del 12-M, con 180.000 votos menos que en 2021 y pasando del 33 a. 20 escalas.

Rovira, por su parte, confirma que no ha optado a la reelección en noviembre. “Como activista de base, y por coherencia, comunicó a los compañeros y compañeras de la dirección nacional que no me presentaré como secretario general en el próximo congreso nacional”, expresa también el número dos a través de una carta, hecha pública poco después de concertar la decisión de Junqueras. Al igual que Luna, durante la primera reunión durante el análisis de los resultados del 12-M, Rovira es el más partidario de un medidor de una «transición serena» que tiene nueva dirección.

Desde el 13 de agosto, cuando se eligió por primera vez al presidente electo y al secretario general, la dupla formada por Junqueras y Rovira simplemente ha recibido un desafío. En 2011, durante otra ronda de debacles electorales, las pérdidas del partido se produjeron en un período caracterizado por varios conflictos internos. Lograrón unificó a la familia política y, de 10 diputados en el Parlament, pasó a 33 en 2021, un resultado que permitió a la Presidencia de la Generalitat volver al cole por primera vez desde Transicin. En 2022, la milicia de ERC resultó elegida por cuatro al grupo Junqueras-Rovira con un 87% de votos y un 50,2% de participación.

La crisis interna de ERC se produjo en un contexto complicado, durante una semana de campaña electoral europea (ERC se presenta en la coalición Ahora Repblicas con EH Bildu, BNG y Ara Màs) y en el inicio de las conversaciones para la formación del partido Próximo Gobierno catalán, en el que el papel de los republicanos es clave para todo tipo de escenarios.