Otra pérdida de los jubilados, los libros de Javier Milei y cumbre Macri-Larreta en Los Abrojos

La Corte toma carrera

El Gobierno aprovecha -como toda la colectividad política- el descansadero de los feriados en cadena. Cuenta a su favor con que la Suprema Corte no tiene en la casa a Carlos Rosenkrantz, integrante del trío que controla el 4° piso de Tribunales. Regresa al país la semana que viene, después de una estadía en Italia con compromisos académicos.

Todos esperan que el tribunal mueva algunos músculos, del rostro, y de la mano. Hay cuestiones pendientes que pueden afectar al Gobierno, que ha gastado un par de cartuchos contra la Corte con el anuncio por adelantado de los reemplazos en las vacantes.

Por de pronto hay un per saltum que presentó el procurador Rodolfo Barra para que le avalen la retención de fondos de coparticipación a Chubut. La Nación tuvo que desandar la decisión, porque un recurso paralelo de Barra ante el juez federal de Rawson concedió el reclamo, pero con efecto devolutivo. Implica que hasta que no se resuelva la cuestión de fondo debe seguir pagando.

En esa provincia esperan la reacción de la Nación, que tiene dos posibilidades. Una es que en abril cumpla con la orden judicial de seguir enviando la coparticipación. Otra, que la Nación llegue a un armisticio.

Esto último es lo más posible, porque Guillermo Francos incluyó a Ignacio Torres para que participe en estas horas de una reunión con el ministro Luis Caputo para conversar este tema, y también el proyecto de ley ómnibus achicada. El trámite consiste en la recopilación de inquietudes de gobernadores y legisladores, que está haciendo el secretario José Rolandi, que es quien lleva la carpetita.

DNU jubilados: peor es nada

La semana de desconcentración sirve para decidir dónde se librarán las batallas pendientes. El Gobierno ha insistido en un DNU para actualizar jubilaciones, que propone una fórmula cuestionada por la oposición dialoguista, que es la que interesa en estos momentos, habida cuenta de que el peronismo ejerce, hasta nuevo aviso, un bloqueo a cualquier iniciativa oficial.

La nueva fórmula Caputo vuelve a aplastar los haberes de los pasivos. En un cuadro que elaboró la consultora de Miguel Kiguel (Econviews) se percibe una caída real del 13% de los haberes para 2025. La fórmula que ha sostenido hasta ahora la Coalición Cívica, que intentó llevar al recinto de Diputados hace dos semanas con 126 votos sobre los 129 del quórum, implica en el año un aumento real del 3,5%, según la misma consultora.

El cálculo de Nadin Argañaraz (IARAF) dice que «si en abril se ajustan los haberes un 13,2% por la inflación de febrero más un 12,5% por única vez, los jubilados con la mínima tendrían en mayo un ingreso real un 25% inferior al que tenían en 2017. Por su parte, el haber de mayo de los jubilados fuera de la mínima sería un 49% inferior al del año 2017».

Es audaz este DNU de jubilados porque se sostiene por ahora como última alternativa de mejora. Si lo voltean, los pasivos empeoran su situación. Aunque haya críticas, los legisladores esperarán a que venga el nuevo Presupuesto para volver a la carga y reclamar una recomposición mejor.

Simulaciones

El motivo real del adelantamiento de la salida de Juan Carlos Maqueda y el anuncio de las candidaturas de Ariel Lijo y Alberto García Mansilla, no tiene que ver con una Corte futura, sino con ésta. El Gobierno quiere que el trío que integra Maqueda con Horacio Rosatti y Rosenkrantz, les avale los DNU que han llegado a la Corte por reclamos de instancias inferiores. Ahora se va a sumar este DNU de jubilaciones, débil por donde se lo mire porque el Congreso está abierto y ese expediente debe justificar su necesidad y su urgencia.

El polémico DNU 70 se firmó cuando había terminado el año legislativo 2023. La única necesidad y urgencia que tiene éste es cumplir con el afán de cerrar el déficit cero del Gobierno, a quien le cuesta demostrar que su equilibrio fiscal es más importante que el de los jubilados. Sin hipótesis tan difíciles de demostrar, tal como todas las que se basan en la ilusión de que la economía funciona como dicen los libros.

Milei tiene una confianza en ese método digno de mejor causa: «Estoy haciendo lo que los libros dicen que debo hacer», ha dicho no hace mucho. Entre tanto, Milei se divierte en concilios de simuladores, hace muecas cuando le piden una foto (besito fruncido y thumbs up) y apareció simulando ser un fan de Sandro (nada menos que él, que fue un rolinga), junto a una imitadora, en una función de otro imitador de Sandro, que imitaba sin mucha suerte a los buenos cantantes. Una exagerada exaltación de la patraña.

Frenesí acuerdista

La movida de la Corte despertó un envión acuerdista que compromete a todas las tribus. Lo revela el hecho que el Gobierno niega acuerdos preexistentes con la oposición. También que haya no compartido la movida con sus propios funcionarios. Desnuda que la intención es discutir poder más que nombres, tendencias o anécdotas sobre biografías, siempre viscosas cuando se trata de políticos.

La medida es parte de una táctica de los gobiernos débiles: promover debates sobre cuestiones que dividen de manera transversal a todos los sectores -aborto, candidaturas, 24 de marzo, megaproyectos inviables por su tamaño y variedad-. No importa mucho, el fondo, son manipulaciones que sólo sirven para levantar el soufflé.

El dominó alcanzó a Elisa Carrió, promovida para la Corte por Rodrigo de Loredo. Interceptó lo que califica como una operación en estos términos: «Jamás -me dijo este fin de semana- aceptaría ni una designación de Milei ni me sometería a un acuerdo del Senado. Jamás podría ser juez de la Corte presidiendo un partido. No sólo hay que ser imparcial sino también parecerlo».

Las lecciones del Dr. Monzó

Un gobierno que está aprendiendo un oficio que no se estudia en ninguna academia tiene que encontrar algún método para avanzar. La cúpula mileísta pudo aprender algo con la lección que les propinó Emilio Monzó en la reunión del lunes pasado del bloque Hacemos, que preside Pichetto, con la mesa que integraban Guillermo Francos, Nicolás Posse, Santiago Caputo, José Rolandi (vice de Posse) y Lisandro Catalán (vice de Francos).

Les advirtió que para que los proyectos prosperen tienen que por lo menos conocer el reglamento de las Cámaras del Congreso. Les ocurrió con la ley ómnibus, que la mandaron a comisión creyendo que volvía fácilmente. Los legisladores del oficialismo, les dijo, ignoraban el circuito de las leyes.

Recurriendo a su propia experiencia, Monzó les trazó la diferencia entre las dos Cámaras. Diputados, imaginó, es el recinto más pasional, mientras que el Senado es más racional. En Diputados pesan mucho las individualidades. Nos ha pasado, recordó, perder una ley porque una decena de diputados se enojaron por algo que para otros podía parecer una tontería.

Con un Milei, les aconsejó, que se la pasa tuiteando contra el Congreso, no se extrañen que después le rechacen las cosas. Cabe el comentario en estas horas, porque circula entre los legisladores la amenaza de que les van a descontar el aumento que ya les dio. Un maltrato que va a traer consecuencias.

En el Senado, agregó Monzó, si ustedes acuerdan algo, como son racionales, es más fácil de prosperar. Además, remató, ¿de dónde sacaron eso de poner los temas conflictivos entre los primeros artículos de un proyecto? Es al revés, hay que poner primero los temas de consenso. Con eso van ganando amigos y al final, cuando vienen los temas conflictivos, cuesta más pelearse.

Anotaban los amanuenses de Milei. A la despedida, Santi Caputo musitó: «Ya sé, estamos aprendiendo…» Dio una señal cuando se negó a aparecer en la foto oficial del encuentro.

Macri a solas con Larreta

Mauricio Macri abrió el domingo la quinta de Los Abrojos para recibir a Horacio Rodríguez Larreta y compartir nuevas ceremonias de los adioses. Larreta le explicó su rechazo a una fusión con el Gobierno y avisó que ninguno de sus amigos en el PRO -Diego Santilli o María Eugenia Vidal- lo representan a él en la nueva mesa nacional.

Macri volvió a negar que haya fusión. Sólo apoyos. ¿Cómo que no es fusión -le responde-, si Patricia Bullrich, ministra de Milei, pone gente en el vértice del partido y presidirá la Asamblea del partido? Macri describe a Milei como un prototipo, un modelo nuevo para ensayar, pero cuya eficacia no está demostrada. Puede funcionar o estallar en el aire.

Macri, hombre más de señas que de palabras (muy de vestuario eso), no parece tener respuesta a lo que reclama Larreta. Milei le come el partido a través de Patricia. Ya castró al PRO al capturarle la fórmula presidencial y subirla al gabinete. Con eso canceló la posibilidad de que el PRO se recuperase sobre la base de los votos propios.

Quienes hablan con él lo ven atrapado sin salida: si le va bien, Milei lo mete en la licuadora, a Macri y al PRO; si se va mal, los arrastra al abismo. Es el encanto que tiene este oficio y por eso atrae a los adictos al vértigo.

El juego de las sillas en la Auditoría

Mauricio viajó a Bolonia y a Maranello -un semillero de prototipos- a hablar en la escuela de negocios de la universidad más antigua del mundo, y sobre liderazgo en un programa de la firma Ferrari. Pero antes tuvo reuniones para despejar la posición del PRO en la cobertura de las tres sillas que quedan vacantes en la Auditoría General de la Nación.

Será la prueba de la voluntad de acuerdo o de ruptura para todas las colectividades del Congreso. Cualquier formación del no peronismo que se alíe a Unión por la Patria puede designar a los tres representantes de Diputados -es la Cámara a la que le toca designar este año-. Pero si las cuatro formaciones de ese arco no peronista -La Libertad Avanza, el PRO, la UCR y Hacemos- se juntan, pueden dejar al peronismo sin representación.

Una prueba de liderazgo para los partidos y los dirigentes, porque estos partidos piensan más o menos lo mismo, pero están divididos en el nivel de la dirigencia. Por esos desacuerdos fue que Milei cayó en la presidencia. La norma no obliga a un loteo por partidos de la AGN, algo que se ha respetado hasta ahora por usos y costumbres. Les vale el teorema de Cantinflas: esto lo arreglamos como caballeros o como lo que somos (no es un teorema, pero tampoco lo es el de Baglini, ni Choele Choel es necesariamente una isla, ni la cigarra es un bicho -guglear-).

La rispidez entre las tribus puede llevar a que distintas martingalas dejen afuera a alguno de los partidos. O que, si no se ponen de acuerdo todos, dejen vacías esas sillas y la AGN funcione con los actuales integrantes, que tienen mandato más largo.

Larreta en el techo del mundo

Larreta se despidió para emprender un viaje iniciático rumbo a una comarca inspiradora, la India. Tiene compromisos con dirigentes, en una agenda que le preparó el gobierno indio. Pero también va para conocer un país que suele transformar a quienes lo visitan. Hay gente que viajó y volvió disfrazada de indio para toda la vida, así como el abogado Fidel Castro se disfrazó de militar y no se sacó jamás ese atuendo.

Algo así como el uniforme que vistió Isabelita como generala o los que suele probarse Patricia Bullrich cuando pasa revista a los policías -un destino montoneroide-. Pichetto, que de eso sabe, suele decir que cuando uno pierde una elección, replantea todo su destino.

Larreta cree que tiene futuro en política, que tiene mucho que decir y hacer, que lo consultan de todo el mundo y por acá para que dé su percepción del futuro. Tiene una enorme colonia de gente propia en el PRO, aunque él impugne el actual rumbo.

De vuelta de la India, si no decide recluirse en algún santuario milenario de esos que han fascinado a Hollywood -David Lynch, Christopher Nolan, l@s Wachowski (Matrix), George Lucas-. Para no hablar de Steve Jobs, Julia Roberts o más cerca de acá Adelina del Carril de Güiraldes, viuda de don Segundo Sombra, que adoptó en la India un hijo, Ramachandra Gowda, que hizo leyenda y fue vecino del parque Lezama.

Con Schiaretti en Nueva York

A su regreso, Larreta viajará dos veces a los Estados Unidos. Primero va a un seminario con estudiantes argentinos del Master en la Universidad de Columbia. Compartirá escenario con Juan Schiaretti, Nicolás Dujovne, Horacio Marín -Presidente y CEO de YPF-, Mariu Vidal, Sergio Kaufman, Emmanuel Ferrario, Marina Dal Poggetto, entre otros. Aportarán el lema del encuentro: “Transformando talento en logros colectivos”.

Es una hipótesis de difícil demostración en política, que es un intento, por lo contrario: transformar logros colectivos en talento. Difícil que esto ocurra y por eso nos va como nos va, acá y en el universo mundo. Después tiene un compromiso de conferencias en la Escuela de Negocios de Harvard, donde Larreta se preparó desde joven para lograr algún logro colectivo. Lo tuvo, no se lo reconocen sus amigos del PRO, aunque sí quienes lo votaron.

El Congreso se adelanta a “despendejar”

En el Senado, el viernes anterior a la cita del bloque de Pichetto con Posse y Guillermo Francos, legisladores del grupo de “Los 39” cuyo DT es Juan Carlos Romero, presentaron un proyecto de reforma laboral. Es un ejercicio de “despendejamiento” (según la metodología que inspiró Pichetto sobre “despendejar” las iniciativas del gobierno). En este caso, elimina deliberadamente las cláusulas que irritan a los sindicatos.

Compite con otro proyecto, también laboral, que presentó en Diputados Cristian Ritondo, un reflejo en espejo de lo que puso el Gobierno en el DNU 70 y que hoy está bloqueado en la Justicia. En el Senado, la UCR elabora en estas horas un tercer proyecto de reforma laboral. Ya habían presentado otra versión, espejo de aquella de la Coalición, para reformar el índice de actualización.

Uno de los firmantes es el radical Víctor Zimmerman, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, a quien el Gobierno tentó para presidir la Comisión Bicameral de los DNU. Zimmerman ya logró en la sesión de caída del DNU 70 que todos los senadores, por unanimidad, votasen una moción de preferencia para reclamarle al Gobierno que elabore un nuevo Presupuesto 2024, y que sincere en él su plan de gobierno.

La actual gestión ha prorrogado el Presupuesto 2023, que describía el plan de gobierno del peronismo, presumiendo que Sergio Massa sería presidente. «Necesitamos certidumbre, necesitamos previsibilidad y un programa de gestión de gobierno”, reclama Zimmermann. “Por eso, más allá de las medidas aisladas que se puedan estar tomando desde el Ejecutivo Nacional, necesitamos tener claro hacia dónde quiere ir la gestión de Milei». En esa misma sesión se aprobó la preferencia para la coparticipación del impuesto al cheque.