Partidos y entidades se unen en un nuevo 8-O en Barcelona contra la amnista y el referndum

Actualizado

La plana mayor del PP y Vox desembarca en la manifestacin de Societat Civil Catalana de rechazo a las exigencias de ERC y Junts a Pedro Snchez

Manifestacin de Societat Civil Catalana en octubre de 2017 en Barcelona.JAVI MARTNEZ
  • Investidura Pere Aragons minimiza el impacto de la manifestacin del 😯 de Societat Civil Catalana porque «la amnista es un hecho»
  • 😯 Denuncian ante la UE «el discurso del odio» del Govern ante la manifestacin contra la amnista y el referndum convocada por Societat Civil Catalana

Cuando los dirigentes de Societat Civil Catalana (SCC) convocaron la manifestacin contra la amnista y la autodeterminacin que este domingo recorrer el centro de Barcelona tuvieron tan claro el qu como el cundo. El 8 de octubre es una de las pocas fechas sealadas del procs que no pertenecen al imaginario del independentismo.

El 😯 fue, justo una semana despus del referndum unilateral de 2017, la jornada en la que el constitucionalismo poltico y civil sali en masa a la calle para expresar su rechazo a los planes secesionistas de la Generalitat que entonces presida Carles Puigdemont, quien dos das despus se vio obligado a mencionar, en su clebre discurso en el que declar y a la vez suspendi la independencia de Catalua, a quienes se haban manifestado «masivamente a favor de la unidad de Espaa».

Suele decirse que toda comparacin es odiosa y no estar nicamente en la cifra de asistentes la clave para valorar hoy el xito del acto. Si hace seis aos, en una imagen hasta entonces inslita, cientos de miles de personas llenaron la capital catalana de banderas espaolas y cnticos a favor de la unidad territorial del pas, las expectativas hoy son otras. La emotividad del momento poltico es distinta y tambin la pandemia ha tenido un efecto congelador en cuanto a los hbitos de la movilizacin callejera de cualquier signo.

Ms all de las discusiones numricas, que las habr, o las comparativas con la ltima Diada, uno de los principales objetivos de los organizadores se ha cumplido con creces, esto es, marcar la agenda poltica. Lo prueba la presencia en Barcelona de la plana mayor del PP y Vox, encabezada por sus respectivos presidentes, Alberto Nez Feijo y Santiago Abascal. Tambin dio muestra de ello, hace tres das, el cruce de mensajes institucionales, con el 😯 como protagonista, entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Daz Ayuso, y el jefe del Gobierno cataln, Pere Aragons. Por la verdad, por la unidad de Espaa, por la ley y el Estado de derecho, por la libertad en Catalua y Espaa entera, estaremos en Barcelona, en casa, concluy su discurso la dirigente regional del PP, cuya presencia en la marcha ser una de las que mayor atencin capte este medioda.

Altos cargos

Y es que el desembarco poltico de este domingo en Barcelona tendr aires de cumbre nacional, con la presencia tambin de los secretarios generales del PP y Vox, Cuca Gamarra e Ignacio Garriga. De igual modo, varios lderes autonmicos han confirmado su asistencia. Al anuncio que Ayuso hizo ya el mismo da que se convoc el acto, el pasado 12 de septiembre, le siguieron los tambin populares Juanma Moreno (Andaluca), Fernando Lpez Miras (Murcia) y Jorge Azcn (Aragn).

Tambin acudir a la concentracin el secretario general y eurodiputado de Ciudadanos, Adrin Vzquez, el actual mximo responsable del partido fundado en Catalua y que, tras su vertiginosa prdida de representacin institucional en los ltimos aos, vuelve a tener su principal foco de accin poltica en esta comunidad.

Quien s dej claro desde el primer instante su disconformidad con la marcha fue el PSC. Participar o no en los actos organizados por Societat Civil ha supuesto en muchas ocasiones un dilema para los socialistas catalanes, pero en este caso no ha habido lugar a dudas. El propio lema, No en mi nombre. Ni amnista ni autodeterminacin, era un torpedo en la lnea de flotacin de las aspiraciones de Pedro Snchez para ser reelegido presidente del Gobierno.

El primer secretario de los socialistas catalanes, Salvador Illa, insisti el pasado viernes en que es el momento de las instituciones y no el de las manifestaciones. El tambin jefe de la oposicin en el Parlamento cataln aadi: La poltica es la resolucin de los problemas, no la generacin de conflictos.

Fue precisamente Illa, en aquel momento en un segundo plano poltico, ya que an era secretario de Organizacin del partido, uno de los pocos rostros del PSC en la masiva manifestacin del 8 de octubre de hace seis aos. Tres semanas despus, ya con la declaracin unilateral de independencia (DUI) consumada y con el apoyo del PSOE en las Cortes Generales a la aplicacin del artculo 155, el entonces lder Miquel Iceta s que acudi a la nueva concentracin de Societat Civil. Eso s, el PSC ya no quiso repetir la foto incmoda en la que el actual ministro de Cultura y Deporte comparti espacio con dirigentes del PP y Ciudadanos aquel 29 de octubre.

Millo (PP), Iceta (PSC) y los tambi
Millo (PP), Iceta (PSC) y los tambin ‘populares’ Montserrat y Albiol en la manifestacin del 29-O.JAVI MARTNEZ

Alejado ya del PSOE y muy crtico con la direccin de Snchez, quien s tendr hoy protagonismo es el histrico ex alcalde de La Corua Francisco Vzquez, que estuvo en el cargo 23 aos con seis mayoras absolutas. El ex regidor pronunciar uno de los cuatro discursos con los que finalizar el acto.

Punto de inflexin

Societat Civil busca remover conciencias para que haya «una respuesta unitaria» contra las demandas de Esquerra Republicana y Junts al PSOE en las negociaciones para la investidura. Quieren que el 😯, tal cual sucedi hace seis aos, se convierta en un acicate para que los ciudadanos catalanes no independentistas vuelvan a salir a la calle despus de cuatro aos con una presencia muy testimonial.

Las imgenes de aquella manifestacin se repitieron en la segunda gigantesca protesta organizada por SCC, la del 29-O en respuesta a la DUI que tuvo lugar dos das antes en el Parlament. «La explosin espontnea de gente que perdi el miedo», como define aquellas dos jornadas de octubre de 2017 el entonces presidente de la entidad, Mariano Gom, abri un ciclo de dos aos en los que, con cifras menores pero considerables, el espaolismo decidi hacerse or en Barcelona en marchas como la de marzo de 2018, para pedir que el Govern respetase la ley una vez dejara de aplicarse el artculo 155, o la de octubre de 2019 contra los disturbios tras la sentencia del Tribunal Supremo en el juicio del procs. En palabras de Gom, «fue como si se hubiera abierto la espita de una olla a presin».