Puerta Grande a toda una vida: emotivo y generoso acto de expiacin de Madrid con El Juli en su despedida

Actualizado

La mxima figura sale a hombros por tercera vez en Las Ventas en un adis marcado por su privilegiada cabeza e impulsado con las orejas del quinto. Clamor entre el pblico tras dedicar un brindis a Daz Ayuso.

EFE
  • El Juli, en la hora de su adis: «Siempre tuve claro que no quera un final en decadencia»
  • Vida y milagros de El Juli en la voz de sus padres: «Fue una barbaridad ponerlo a tomar la alternativa con 15 aos»

Sonaba la plaza con zumbido de colmena. Nada para el estallido final por la Puerta Grande, una marea volcnica, el entusiasmo febril de la procesin de El Juli. Ya era de noche y aquel ro humano, un tsunami, desprenda un haz de luz contra el cielo de Madrid. El ambientazo que colapsaba Las Ventas dos horas y media antes con acentos de todas las partes del mundo se haba desbordado. La agudeza de los clarines haba atravesado entonces el tumulto de ruidos y los timbales apenas se escucharon, ensordecidos. Para cuando apareci El Juli por el portn de cuadrillas, vestido de berenjena y oro, el zumbido se haba multiplicado hasta la categora de erupcin. La ltima semana del maestro ante la cita de su adis ha contenido una preparacin de aspirante, sesiones de siete y ocho novillos, viajes y tentaderos a mansalva por las ganaderas afines. Como si se jugara el ttulo de un cuarto de siglo como mandn del toreo. Los entrenamientos, desde que anunci la despedida, cobraron un protagonismo an mayor en alguien ya obsesionado con su profesin. Las cosas son por algo. Y ese punto fino de su fsico asom en Juli al desprenderse del capote de paseo como el boxeador del batn. Y recogi montera en mano la atronadora ovacin que lo arropaba en su adis a Madrid.

La computadora de El Juli se encendi ya con el toro inaugural de su marcha, tan hondo como guapo, marcado con el fuego de La Ventana del Puerto. La lidia fue un ejercicio de preclara autoridad. Tanto en la precisin durante el tercio de varas como en la eleccin de los terrenos de la faena, alejados de las querencias que vena marcando. Probablemente desde aquel capotazo de lvaro Montes antes del primer puyazo. JL lo coloc con un galleo por chicuelinas y luego, tras un quite interrumpido por chicuelinas y tijerillas, con tres medias vernicas certeras de precisa belleza y efectivas como la revolera.

Su listeza se manifest tambin en el brindis a Isabel Daz Ayuso, que despert un clamor. La faena constituy una ecuacin de equilibrios entre sujetar la embestida como base, afianzarla de altura y dosificarla de tacto, pues no aguantaba ni una brusquedad. Como se demostr en los toques ms enfibrados. Aprovech el maestro en su mano derecha el buen estilo que habitaba en el toro una vez desbrozado el camino. Hasta que dijo basta con su medido depsito. Un natural y el de pecho quedaron como muestra de su izquierda. Antes de un cierre fluido hacia tablas y un contundente estoconazo que desat una excesiva y cariosa paolada.

Como si se tratara de saldar cuentas y heridas, los cidos tragos, las Puertas Grandes debidas -esas frustradas salidas a hombros «morales» con el toro de Fuente Ymbro de la Corrida de Prensa, el de Ana Mara Bohrquez, Licenciado de Alcurrucn y las tardes de La Quinta y Garcigrande en 2023-, Madrid le entreg la ltima en un acto de contricin, de generosa expiacin de los pecados. La notable faena -lejos de aquellas o de la mtica y ultrajada con una sola oreja de Cantapjaros- al quinto volvi a estar presidida por una cabeza privilegiada, mil registros segn pedan las virtudes y, sobre todo, los dficits de bravura. Que no de obediencia. Juli lo encel y sedujo empujndolo sobre la mano derecha, lo bord sobre la zurda en una serie y alcanz el cenit y el xtasis de la gente en un cambio de mano monumental. Apur el resto con listeza, a favor de querencia, antes de cobrarse una estocada letal que prendi la locura. No hubo freno para entregarle su tercera Puerta Grande (sentimental) como premio a toda una vida.

Un toro bajo haba abierto la corrida emplazado, desentendido, manseando lo suyo, con las manos por delante y el poder contado como el fondo. Pero esconda una bondad modelable para que, aun sin terminar de humillar, Uceda Leal le diera forma con su clase. Sorprendi en el hermoso principio de faena trenzado con ayudados de torera. Como las series diestras a la altura de la embestida. Sin embargo, descolg y se estir ms por el izquierdo, por donde Uceda dibujaba naturales con el sello que lo ha acompaado en estas 70 corridas en Madrid. Cuando lo quiso exigir ms, el toro no lo soport. La bonita faena ya estaba hecha, le faltaba un final y una buena estocada. No hubo ni una cosa ni la otra, tan baja la colocacin del acero. Y la historia acab saludando desde el tercio. No hubo causa ni caso con un huido manso de libro, de ms abierta cara y alocada lidia, el peor con mucho de la tarde.

El sexteto de Puerto de San Lorenzo, con unas hechuras extraordinarias, salt sin embargo preado de tonos de mansedumbre, falta de fondo (bravo), vida y duracin. Sin mala condicin y buenas intenciones como evidenci tambin un tercero tocado arriba de pitones con su dormida y humillada embestida. Toms Rufo lo tore a placer con el capote, especialmente en un quite a super cmara lenta a la vernica con el toro ya centrado. Le aferaon no sin razn la colocacin -ay, la cabeza, que se embota en Madrid-, muy abierta, durante la faena. Y TR caricaturiz ese modo de irse al pitn contrario despus de haber buscado siempre la largura del muletazo y la profundidad por encima del ajuste. Se eterniz con el descabello.

La ambicin le salv sobre la campana con un sexto ms vibrante y con alta nota mientras dur, que tampoco fue mucho. El arranque de faena de rodillas toreando en redondo con lentitud y las series de caro trazo iniciales lanzaron una obra que encontr el refrendo del espadazo y una oreja como crdito para el futuro.

De fondo se oa el rugido de la marea que ya inundaba el ruedo para llevarse El Juli como un tsunami por la Puerta Grande de su adis.

AFP

Brindis a Ayuso, un clamor

El Juli brind el primer toro de su despedida de Las Ventas a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Daz Ayuso, que ocupaba un burladero de callejn. En el momento del ofrecimiento del maestro a la presidenta, la plaza fue un autntico clamor de ovaciones y vtores.

Monumental de las Ventas. Sbado, 30 de septiembre de 2023. Primera de feria. Lleno de «no hay billetes». Toros de Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto (1 y 2); dos cinqueos (5 y 6); de buena presentacin, armnica y seria; preados de distintos grados de mansedumbre, falt fondo bravo y duracin, que no nobleza y estilo; el manso 4 fue el peor.

Uceda Leal, de buganvilla y plata. Estocada baja (saludos). En el cuarto, estocada y descabello (silencio).

El Juli, de berenjena y oro. Estocada pasada (peticin y saludos). En el quinto, estocada (dos orejas). Puerta Grande.

Toms Rufo, de nazareno y oro. Espadazo rinconero y cinco descabellos. Aviso (silencio). En el sexto, estocada rinconera (oreja).