Un anuncio revela que Rafael Amargo tomó un stock de medicamento con tapadera de lavanda.

Rafael Amargo fue detenido antes de ser detenido en el marco de la Operación Codax, un local de distribución y almacenamiento de medicamentos con la tapadera de una lavandería del vestuario de producciones teatrales para no alertar a los pobladores, dijo que llevaría uno. conversaciones telefónicas incautadas por la policía y que fueron puestas a la luz en el juzgado.

El dictamen oral contra el artista, su productor y uno de sus integrantes por delito contra la salud pública fue regresado a estos martes con los testimonios. Durante la sesión comparó a los agentes de la Policía Nacional que intervinieron en las vigilancias del piso ubicado en el número 4 de la calle La Palma de la capital, y en los registros del domicilio de Amargo y Eduardo de Santos.

Durante la primera sesión, el instructor de diligencia política aseguró que Amargo y Eduardo realizaron «compras conjuntas» destinadas a financiar la obra de «Yerma», antes de acudir al Teatro La Latina para determinar al artista.

Según el fiscal, Rafael vende el medicamento a personas que adquieren su domicilio y a otras «hacía llegar la sustancia al lugar donde el cliente indicó para quien es valía de su hombre de confianza, y también acusó a Manuel Ángel BL». Transladaban drogas en autos Uber.

La esposa del artista, Luciana Bongianino, comentó en su habitación los problemas de dependencia del arrendador y sus exigencias de tiempo. De hecho, Amargo está incluido en el programa Proyecto Hombre de su centro penitenciario.

Según su informe, cuando se necesita conseguir una «tanite» -balanza de precisión- para pesar el medicamento es necesario comprarlo para consumirlo correctamente. En ese momento tuve que comprar un gramo de metafetamina.

Además, se ha denunciado que los alimentos almacenados en la entrada y registrados no corresponden a los que se encuentran en su casa para consumir adecuadamente, sin vender personas asombrosas a terceros. “Nos enteramos de una organización narcotraficante con armas”, dijo, que había una campera de cuero con la frase “Amargo es inocente” pintada de blanco.

Los impuestos han impuesto a Luciana las aportaciones que tenía en la época de los hijos, lo que significa que impone estrictas restricciones por el confinamiento por Covid y tiene en cuenta el consumo diario de un gramo y un poco de medicamento cada día. “Nuestros padres pueden vender y vender mascarillas por 20 euros”, comentó.

Conversaciones telefónicas

Durante la sesión, uno de los agentes detalló una conversación telefónica entre Amargo y Eduardo para que adquirieran un transportista como punto de distribución con una “especie de tapadera” que sería una falsa lavanda para el vestuario de producciones teatrales.

Rafael y su interlocutor comentan avisar a los testigos que le encomendaron la tarea de localizar a unos personajes trabajando en un lugar para lavar los trajes de las obras de teatro. “Querían poner una lavadora”, informó la policía, quien dijo que los datos de su esposa no estarían en su ubicación.

En el contrato no incluiré tu nombre ni el de tu productor si pasas algo. También parece que en el viaje puedo tener una zona separada con bolsitas en relación a la medicación atendida.

Además, los policías que intervienen en las vigilancias están vinculados a que llaman la atención sobre el continuo tráfico de personas en el número 4 de la calle La Palma en todas las restricciones por el Covid. Según el testimonio, Amargo se divirtió en la ventana del expediente investigado.

Imágenes de una cámara de seguridad de la calle muestran que las llamadas telefónicas a personas que compraban droga era la segunda derecha, la casa en esa época de residencia de Amargo y su esposa.

La fiscalidad se tuvo en cuenta en las intervenciones telefónicas que forman parte de la investigación incriminatoria principal. Durante una llamada, un hombre de Raúl pidió «mover» un kilo de metanfetamina para envasar por un importe de 2.000 euros.

Uno de los agentes está vinculado a que el cacheo de Amargo instaló una balanza de precisión utilizada para pesar sustancias estupefacientes y que en el registro de la calla La Palma se establece el medicamento a la vista.

Durante la fase de prueba, comparé a un representante y un amigo de Amargo, indicando que en esa época era un consumidor. En materia fiscal, impidió la vida de Amargo por la compra de estupefacientes, indicando que la droga intervenía en la demanda de los hombres que habían comprado en Tetuán.